PRIMAVERA - VERANO

Sonidos puros y rotundos. El paisaje habla en percusión.

Tambores que no llevan a la guerra sino al latido de nuestro propio corazón.

Vestirse con estas prendas es conectar con lo esencial de las cosas

y es dotar al movimiento de la más pura armonía.

Conquistamos los satenes, las sedas, los algodones... para trasladarnos a una energía

milenaria llena de simetría y purismo.